THE DARKNESS II


Estás en un shooter rodeado de matones que te disparan sin parar. Tienes una pistola en cada mano, pero notas como si te faltase algo. ¿Qué necesitarías para sentirte más cómodo?

Dos brazos demoníacos como serpientes que destruyan a los enemigos mientras sigues disparando, claro está.
Y eso es precisamente lo que vas a tener en la secuela de 'The Darkness', en la que encarnas a Jackie Estacado, un gangster poseído por la oscuridad que cuenta con esa ayudita de nada.

En 'The Darkness II', Jackie ha conseguido mantener sus poderes ocultos durante los dos años siguientes a los eventos del primer juego, pero se ve obligado a reaparecer tras la entrada en escena de 'La Hermandad', una organización que fue la primera poseedora de la fuerza demoníaca conocida como 'la oscuridad' (The Darkness) y la quiere recuperar.
Así, Jackie comenzará a repartir plomo y a descuartizar a sus enemigos con sus poderes en forma de dos brazos extra en forma de serpientes del inframundo que aparecen siempre que no reciban luz directa. El juego presenta una curva de aprendizaje bastante aceptable, enfrentándonos inicialmente a la mafia italiana de Nueva York para después llegar a los enemigos realmente difíciles de 'La Hermandad'.

En sí, la mecánica de combate no cambia demasiado en todo el juego, y a diferencia de su predecesor, 'The Darkness II' limita a los brazos demoníacos de Jackie a un rol puramente de arma, y no de herramienta. Se trata de acción a raudales, que se inicia cuando entramos en una zona determinada, que sirve para que los enemigos comiencen a salir de todas partes.
Esa es precisamente una de las grandes pegas del juego, ya que los combates son demasiado parecidos entre sí, limitando los cambios a la presencia de emisores de luz que hacen que los poderes demoníacos de Jackie desaparezcan temporalmente.

En algunas ocasiones se tratará de focos o linternas a los que simplemente tendremos que disparar para evitar que sigan iluminando, pero en otros casos habrá que seguir la instalación eléctrica para encontrar el interruptor que desactive la fuente de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

top