Un estudio demuestra que las mujeres que juegan online tienen más encanto

El estudio hecho por GameHouse en América muestra que las mujeres que juegan online son más sociales y ven sus vidas con más entusiasmo que aquellas que no realizan esta actividad.

Los resultados aseguran que el 42% de las mujeres que juegan a juegos online se comunican con los amigos y la familia al menos una vez al día, y aquellas que no se conectan a la red se quedan en un 31%. Estos datos son muy similares a los que presentó hace poco la plataforma de juegos 337 sobre su juego de navegador DDTank, cuyo porcentaje de jugadoras está en un 45%. Este éxito entre las mujeres puede deberse a su carácter social, pues los jugadores pueden interactuar con sus rivales mientras juegan. Este juego también gusta a las mujeres por el aspecto de los personajes, que en este caso son personajes anime, a los que se les puede vestir según el gusto de cada uno; además el entorno en el que se desarrolla el juego son lugares con los que tanto hombres como mujeres sueñan con visitar en la vida real y cuyos paisajes destacan por sus colores vivos y profundos.

Entre el abanico de razones que se han contemplado en el estudio, se afirma que las mujeres se conectan a la red normalmente para eliminar el aburrimiento, tener un rato de descanso mental y escapar del estrés. Y los sitios más utilizados por ellas ahora mismo para jugar online son los dispositivos móviles, y las redes sociales como Facebook, en donde un 71% de las féminas que no juegan online utilizan los juegos de las redes sociales.

Los que no hayan jugado todavía, pueden probar este juego aquí.

Impacto de los juegos online en la vida social de las personas


La idea del “jugador solitario” ha desaparecido, pues según los resultados de un estudio sobre juegos online y la socialización llevado a cabo en 2011, dice que un 65% del juego, ya sea online o local, es social ahora mismo.

¿Cuántas veces han escuchado hablar de las connotaciones negativas sobre los jugadores, específicamente aquellos que juegan MMOs? Comentarios como “necesitan salir más” o “¿no tienen vida social?”. Los fans de estos juegos multijugador habrán escuchado estos y otros comentarios similares.

Muchas de las investigaciones realizadas sobre este tema asumen que los videojuegos son solitarios y que realizar esa actividad reduce la cantidad de contactos sociales o es perjudicial para las relaciones sociales. Sin embargo, con la introducción del juego online y los juegos más interactivos, puede que haya cambiado este punto negativo, ya que se anima activamente a los jugadores a comunicarse e interactuar con otros jugadores. Por tanto es importante analizar los videojuegos como una posible forma positiva de favorecer la actividad social.

Jugar a MMORPGs puede ser buena para la salud mental, siempre dependiendo del propósito, contexto y tipo de jugador. Jugar con otras personas mejora nuestra relación social, y la convierte en algo positivo para nuestra predisposición a trabajar o colaborar con ella en el futuro.

Un ejemplo de éxito en el punto lúdico-social es DDTank entre otros muchos juegos de su estilo, en él se puede elegir entre jugar uno contra uno, o en grupos de 4 contra 4. Los rivales son seleccionados al azar, manera de la cual pueden aprovechar para interaccionar con jugadores de otras partes del mundo, con los que pueden compartir e intercambiar opiniones, estrategias e incluso hacer nuevos amigos. E incluso, llegado a un determinado nivel, los jugadores se pueden casar a través de bonos EXP marido-y-mujer y otras gratificaciones.

Jugar MMORPG

Los videojuegos contribuyen en el aprendizaje de las personas


Según numerosos estudios, los videojuegos ayudan a estimular las denominadas “inteligencias múltiples” (teoría de Howard Gardner) de las personas.

Según Howard Gadner, psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard, cada persona tiene por lo menos ocho inteligencias las cuales trabajan juntas, y cada persona desarrolla unas más que otras. A esta teoría se la conoce como “teoría de las inteligencias múltiples”, y es la que obliga a educadores y padres de familia a observar las diversas capacidades de los niños y jóvenes y a estimular las inteligencias de una nueva manera.

Los videojuegos son una manera muy atractiva de estimulación del aprendizaje, ya que proponen nuevas formas de relación social, potenciando la comunicación, y facilitando el proceso de aprendizaje. Todo ello ha contribuido en la evolución de los recursos didácticos con los que cuentan los docentes a la hora de realizar su profesión.

Según numerosos estudios llevados a cabo en Latinoamérica, abogan sobre los beneficios de los videojuegos como DDTank entre otros muchos juegos de navegador, como excelentes herramientas educativas, de los que se pueden extraer conclusiones como las siguientes: los videojuegos contribuyen a desarrollar las habilidades cognitivas, ya que proponen entornos de aprendizaje basados en el descubrimiento y en la creatividad; estimulando por otro lado la motivación, la atención y la concentración del alumnado a la hora de resolver un problema concreto debido a su naturaleza lúdica.

En DDTank en concreto, el secreto de su éxito quizás se encuentre en el punto lúdico-didáctico en el que los jugadores pueden desarrollar su visión espacial y llevar a la práctica lo aprendido en la escuela sobre física a la hora de usar las diversas armas mientras se divierten jugando.

Para los interesados, pueden probar este juego aquí
top